Paracas

La de los vientos, cuya cultura aparecida y asentada en esas zonas hace centurias, fuera bautizada por la arqueología con el nombre que se conocían a las tormentas de vientos, Paracas, esas que arrastran a las arenas incansables y que desgastan y calan con el tiempo la piedra, convirtiéndola en más arena y Dunas hermosas, Paracas la de los mantos textiles más inverosímiles, cuyos tintes y figuras desafían las grandes casas de modas, ¿Cómo pudieron tejer esos mantos que No pierden el Color original después de tantos siglos de espera?

Paracas, no solo la de las aves, donde las del Sur van al norte y se encuentran con otras en vuelo diligente con sentido diferente, sino también de las ballenas, pingüinos, delfines, lobos y otros que conviven y se encuentran a su paso peregrino en las islas Ballestas convirtiéndola en cosmopolita posada.

Tierra adentro, los cetáceos e hipocampos milenarios, nos revelan que éstos intercambios existen desde antes de que el hombre tenga memoria, toda la zona no solo es destilado de diversidad, gracia y encanto sino desde donde salió para el mundo El Pisco, su afamado y principal destilado

 

 

Nazca

Quizá sea unos de los lugares más difíciles y misteriosos de asimilar, comprender y aún hoy nuestra ciencia, no es capaz de explicar y nuestra lógica no logra hilvanar.
Calendario Astronómico, Mapa de Fuentes subterráneas de agua en el desierto para la agricultura, representaciones de especies para los dioses, coordenadas espaciales, aeropuertos intergalácticos… Nadie lo sabe realmente, muchas teorías, nada en concreto.

Los Nazcas así como llegaron desaparecieron, fueron llevados? O fueron dejados?, Cahuachi da algunas pinceladas, los acueductos y Chauchilla muestran susurros, y las Líneas de Nazca nos gritan su grandeza con inmutable sordo silencio, que se mezcla con el silbido del viento acariciando el desierto, moviendo las arenas, sin despeinar siquiera esos surcos, que solo vistos desde muy arriba en el cielo nos revelan su carácter y dimensión colosales.